Close

1 julio 2017

A vueltas con los Ashram: Amritapuri versus Sivananda

En India los ashram son centros de vida espirituales organizados entorno a un maestro o gurú donde se estudian los textos sagrados hindúes y se practican los ocho principios del yoga. En el imaginario colectivo occidental podemos identificarlos con monasterios o sitios por el estilo… Al fin y al cabo se trata de vivir en comunidad, eso sí, respetando ciertas normas.

Por regla general hay principios que se comparten entre estos lugares de culto. En el tema alimentario todos siguen una dieta estrictamente vegetariana y el uso de ciertos alimentos está vetado (como las cebollas, los ajos o la sal, ya que se cree que despiertan la energía sexual del segundo chakra). El alcohol, el tabaco y las drogas están terminante prohibidos. El código de vestimenta exige que los brazos y las piernas estén cubiertxs y que la ropa no sea muy ajustada (para ambos sexos). En los templos y en las celebraciones, ofrendas y demás rituales que tienen lugar cada día se pide a las mujeres que no participen en ellas si tienen la menstruación. Por norma se evita todo tipo de contacto o muestra de afecto pública entre las personas. También se deben dejar las distracciones externas que nos impiden recogernos en nuestro yo interior y practicar la meditación. Y ya por último, igual que se utiliza una parte del día a las ceremonias, a la meditación o al estudio de los textos se debe también emplear otra parte al “karma yoga” o al “seva o servicio desinteresado”: a hacer el bien para otrxs sin esperar nada a cambio.

Ya sólo con las normas de ahí arriba he tenido dilemas morales para dar y tomar en las tres semanas que pasé repartidas entre el “Amritapuri Ashram” y el “Sivananda Yoga Vedanta Ashram”. Como os contaba en mi artículo sobre los choques culturales no siempre es tarea sencilla acercarse por primera vez a una nueva forma de ver las cosas. Liberarse de los juicios y de los esquemas mentales creados a priori es una quehacer arduo en cualquier tipo de situación…

Si quieres consultar un astrólogo, limpiar rudrakshas, ayudar en un jardín ayurvedico o practicar meditación según el metodo de Amma el Ashram de Amritapuri es tu lugar

El Ashram de Amritapuri se organiza en torno a la figura de Amma, más conocida en Occidente como la “gurú de los abrazos”. Puede que sea una de las mujeres más influyentes de todo el mundo, con su ONG “Embracing the world” es capaz de recaudar millones y de movilizar activos en cuestión de un rato. La ONU acude a ella como consultora externa, se dice que ha abrazado a miles de personas… Llegar a su ashram no es tarea fácil (a nivel logístico si te mueves en transporte público o a dedo) pero merece la pena vivir la experiencia y conocer el fenómeno. Amma representa el amor, la compasión universal y si bien sus fieles a veces nos pueden dar una u otra determinada impresión, al final todo se reduce a una mujer que aboga por dar amor a todo el mundo y querer ser mejor persona. Ojalá todos los negocios tuvieran ese mismo objetivo.

Lo que menos me gustó del ashram: algunas energías que se movían por el ambiente y el alojamiento (no había mosquiteras, las habitaciones tenían un balcón abierto y la literas estaban durísimas). Lo que más me gustó fue participar en el seva o servicio desinteresado. Esto me permitió conocer mejor el funcionamiento del ashram y la organización de la vida de una comunidad muy particular de alrededor de 3000 personas donde se mezclan estudiantes, con trabajadores indixs y extranjerxs, con monjes y ascetas, etc.  Si quieres consultar un astrólogo, limpiar rudrakshas, ayudar en un jardín ayurvedico o practicar meditación según el método de Amma… éste es tu lugar. Si queréis saber más podéis escribirme en los comentarios o visitar la web oficial.

El Sivananda Dhanwanthari Ashram es otro ashram en Kerala, en un enclave también magnífico, dentro de una reserva natural llamada Neyyar Dam. Se organiza en torno a las enseñanzas de Swami Sivananda (1887-1963) y fue creado (como el resto de centros de la misma tradición) por su discípulo, Swami Vishnu-devananda (1927-1993).

Se sigue un horario estricto y riguroso que comienza a las 5.20 am y termina alrededor de las 21.30-22.30 pm. Se encadenan meditaciones sentadas, con cantos (kirtan), estudio de los textos del gurú, practica de yoga según la tradición Sivananda (las 12 posturas o asanas), lecturas sobre los textos sagrados, rituales y ceremonias en el templo y algo de karma yoga.

En el Sivananda Ashram las clases de asanas para principiantes son excelentes y el profesorado es genial. Además de las cuatro horas de práctica diaria se ofrecen clases gratuitas de entrenamiento personal

En este ashram pude comprender mejor como funcionan las divinidades hindúes, me adentré bastante más en el camino del yoga de la devoción (intentando entender el significado de las ceremonias) y también en el yoga del conocimiento, leí todo lo que caía en mis manos sobre yoga, mente, meditación y ayurveda. Encontré obras traducidas de Swami Sivananda que me resultaron particularmente útiles sobre el control de la mente y el yoga kundalini.

Lo que más me gustó: las clases de asanas para principiantes son excelentes y el profesorado es genial. Además de las cuatro horas de práctica diaria se ofrecen clases gratuitas de entrenamiento personal. Lo que menos: era difícil encontrar un ratito en el día a día para hacer otra cosa que no fuera yoga y el programa se debe seguir a pies juntillas. La dirección del centro impone un sistema de asistencia obligatoria a todas las actividades y un día semi-libre a la semana, los viernes.

A pesar de este pequeño inconveniente las dos semanas fueron geniales, se planearon excursiones al exterior, los miércoles y los domingos a la salida del sol se organizan paseos meditativos en silencio, los sábados por la noche hay una especie de talent-show y los martes por la noche se sustituye el kirtan por proyecciones sobre la vida y obra de los dos swamis.

Se me olvidaba, otro de los puntos en común de los ashrams es el estudio y la práctica de la medicina tradicional. En ambos ashram se ofrecen tratamientos de Panchakarma o programas de detox basados en el Ayurveda (cuya traducción literal es “ciencia de la vida”) y que representa, junto con la medicina tradicional China, una de las medicinas más antiguas del mundo.

Gracias por compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

3 Comments on “A vueltas con los Ashram: Amritapuri versus Sivananda

Alicia
5 julio 2017 at 12:09 am

Madre mía…que madrugones!!!! Que sacrificado esto del yoga…es una manera de vida es muy interesante todo lo que cuentas; me gustaría
Que comentaras la vida en la India…su gente ,..sus costumbres;.es una bonita experiencia que recordarás siempre.cuidate mucho..besos

Responder
admin
7 julio 2017 at 5:35 am

¡Hola Alicia! No siempre es así, ahora estoy haciendo un curso de yoga en otra ciudad, Mysore, en el estado Karnakata, y no sigo esos horarios pero cuando se vive en un ashram es diferente, hay mucha disciplina.
De lo que me preguntas sobre cómo vive la gente.. pues por ahora he visto tres estados en el Sur y he encontrado similitudes: la gente hace mucha vida en la calle, siempre hay bullicio y cosas que pasan, gente comiendo en puestos callejeros, salen a tomar el fresco.. todo el mundo habla con todo el mundo menos quizás hombres y mujeres, ya que hay separación de sexos (menos evidente en las grandes ciudades donde se ve por ejemplo a hombres y mujeres sentados juntxs en el bus).
¿Qué es lo que más curiosidad te provoca? Gracias por pasarte y comentar.
¡Un abrazo!

Responder
admin
9 enero 2018 at 8:27 am

Buenas Florencia,
Depende mucho de lo que quieras aprender, de tu nivel, del presupuesto, etc. Te dejo el post que escribí sobre mi experiencia en Mysore con el asthanga: http://yoguiviajera.com/asthanga-yoga-en-mysore/
Y si quieres hablamos por mensaje privado si necesitas recomendaciones, escríbeme por Facebook a Yogui Viajera. Estaré encantada de pasarte información sobre diferentes profesores y escuelas. ¡Un saludo!

Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *