Close

23 julio 2017

Asthanga Yoga en Mysore

Se puede aprender sobre yoga en todos los lugares y con infinidad de maestrxs pero India es, para lxs adeptxs de esta disciplina, una especie de “Meca”. Dentro de las tradiciones más antiguas de yoga se encuentra el Asthanga, ampliamente extendido en Mysore, la segunda ciudad más grande del estado de Karnakata.

Estos días paseando por la ciudad he podido constatar diferencias y similitudes con los otros estados del sur por los que he pasado (Kerala y Tamil Nadu). Mysore posee unas señas de identidad muy marcadas: un estilo arquitectónico inequívoco, imperial e imponente; un estilo de vida más relajado y un clima mucho más fresquito.

Además la ciudad acoge a numerosos estudiantes de yoga que vienen de diferentes partes del mundo para adiestrarse en la tradición del asthanga o “Mysore style”. Personalmente, después de haber practicado durante años hatha y kundalini yoga he podido descubrir el asthanga en esta ciudad de la mano de Kanchen, discípula de B.N.S. Iyengar, en su escuela “Krishnamachar Yoga Shala” y no me ha dejado indiferente. Os relato a continuación los aprendizajes más importantes que he interiorizando en estas semanas:

Sobre la Teoría del Asthanga

  • Astha en sánscrito significa ocho
  • El término asthanga puede referirse a los ocho principios descritos por Patanjali en los Yoga Sutra: yama, niyama, asana, pranayama, pratyahara, dharana, samadhi. Estos ocho principios se aplican a todas las formas posibles de yoga.
  • La segunda acepción de asthanga yoga hace referencia al método sistematizado por algunos alumnos del maestro T. Krishnamacharya, como el popular Pattabhi Jois (1915-2009)
  • Mysore es, a día de hoy, la capital del asthanga yoga. Numerosos alumnos del maestro T. Krisnamacharya (1888- 1989) estudiaron con él entre los años 30 y 50 del siglo pasado en esta ciudad: entre ellos Indra Devi, B.K.S. Iyengar, B.N.S. Iyengar, Pattabhi Jois, su hijo T.K.V. Desikachar, etc.
  • B.K.S. Iyengar, autor del famoso libro “La luz del yoga” estableció un método muy útil para alinear, perfeccionar y profundizar las asanas corporales.
  • B.N.S. Iyengar, quien todavía enseña en Mysore se centra más en el pranayama, los mudras y los mantras.

En la Práctica…

  • El asthanga tonifica el cuerpo por dentro y por fuera… Los ajustes experimentados a nivel interno, en estómago, páncreas, etc., son toda una novedad para mí ya que no los había constatado anteriormente (o quizás no tan intensamente) con ningún tipo de yoga.
  • La respiración no se contiene en ningún momento, debe fluir todo el tiempo acompañando las posturas corporales. El estilo de respiración se llama “ujjayi” y se utiliza para calmar la mente, aliviar el estrés y mejorar los sistemas nervioso y digestivo. El ruido que se emite es muy parecido al sonido que se escucha cuando acercamos una caracola a nuestra oreja.
  • Hay una serie de ejercicios que se repiten entre cada postura a modo de transición. A estos ejercicios se le llama vinyasa y forman una secuencia que hace que la energía fluya entre una asana y la siguiente.
  • El lugar hacia donde dirigimos nuestra mirada también es importante durante la realización de la asana. El foco es tan significativo como la ejecución de la postura.
  • La precisión y la disciplina son dos aspectos muy importantes de esta tradición. No se puede pasar de una asana a la siguiente hasta que no dominemos la primera.
  • Existen varias series para estudiantes principiantes, intermediarixs y avanzadxs.

Y tú, ¿ya has practicado este estilo?

Fotos: Cedidas por mi amigo Óscar Losada Gómez , practicando algunas asanas.

Gracias por compartirShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *